martes, 11 de diciembre de 2012

Amura






Esta semana queremos dar una noticia extra:

Acaba de publicarse por EDT (Editores de tebeos) una magnífica recopilación de los seis tomos que componen el cómic Amura de Sergio García. En ella se incluye el relato Carabel de Märibor, que escribí a principios de los noventa y que permanecía inédito. Ha merecido la pena la espera, pues la publicación es inmejorable, con las bellísimas láminas de Sergio García a todo color.

En el prólogo del libro Sergio escribe lo siguiente:

"La idea (de Amura) se desarrolló en un libro para niños con el mismo título y escrito por Ayes Tortosa con la finalidad de presentarlo a un concurso internacional que no ganamos, pero supondría establecer los cimientos de la obra que se edificaría después"

"Amura marcó mi comienzo como profesional del cómic y aún soy lo que aprendí con ella. Con el tiempo, he leído que con ella fui pionero del steampunk en España, aunque os juro que no tenía ni idea de qué era eso del steampunk. Esa tendencia gráfica me ha marcado cada vez que abordo la ciencia ficción. Y si algún día la retomo, os aseguro que será de nuevo con Amura, eso espero."

Así comienza el relato:

En la segunda mañana del mes de la recolección de las algas, todo estaba dispuesto para la fiesta anual de La Concentración; era el día más señalado en el calendario de la ciudad flotante de Märibor.


Os recomendamos el libro por la calidad del trabajo de Sergio García y por lo cuidado de la edición.



¡Algunos asuntos que aclarar!

Este es el título del segundo capítulo del ciberlibro: "María Umbeldini y el detestable caso de La Playa del Muerto", basado en hechos casi reales.

Nos consta que hay más de un centenar de lectores ansiosos por continuar la historia. Desconocemos el motivo, no sabemos si es que se quedaron enganchados tras el primer capítulo, o se trata de puro morbo. No vamos a desvelar a estos últimos si hay cadáveres y en qué capítulo.

CAPÍTULO 2: Algunos asuntos que aclarar

Y por supuesto que no falten ni la poesía ni el mar:




PREGUNTAS DEL FONDO DEL MAR

 ¿Las barbas de Neptuno son las algas
que se tienden a la orilla de las playas?

¿Quién avisa a los peces abisales
de los rayos y tormentas de los mares?

Y la luna, la que se rompió en el mar,
dime tú: ¿quién la volverá a juntar?

¿Por qué son solitarios los pulpos
si pueden dar tantos abrazos?

Si el mar está tan sucio que se enoja,
¿es porque se fueron las esponjas?

¿Cuándo escribe con su tinta el calamar,
quien le presta la goma de borrar?

¿Con tanto calor en verano,
lleva el pez manta aire refrigerado?

Si el calamar nada al revés,
¿cómo lo hará para poderte ver?

¿De vivir en su concha año tras año,
se ha vuelto sabio el cangrejo ermitaño?  


Del libro "Si yo fuera un pez"

martes, 4 de diciembre de 2012

¡Por fin los ciberlibros!


Queridos amigos:

Tal y como prometimos, y mezclando la antigua y la nueva usanza, he aquí el primer capítulo de María Umbeldini y el Detestable caso de la Playa del Muerto.

Todas las semanas aparecerá un capítulo. Tal y como ocurrió con Estudio en Escarlata, de Sherlock Holmes, una de las historias favoritas de María Umbeldini.

Una vez publicado en su totalidad, tenemos la intención de poner a vuestra disposición el ebook. ¡Qué no antes! para mantener la intriga.

Si alguien padeciera insomnio a causa de la intriga, que no se preocupe. Antes de ir al psiquiatra para que le recete algún somnífero, que visite una librería, donde podrá adquirir en papel de toda la vida, María Umbeldini y el Detestable caso de la Playa del Muerto. ¡Pero por favor que no haga público el sorprendente final!

MARIA UMBELDINI Y EL DETESTABLE CASO DE LA PLAYA DEL MUERTO


Como la semana pasada no publicamos nada (¡perdón!), añadimos un par de poemas pertenecientes al libro Versos del Albaicin. Las ilustraciones son de la japonesa Shinobu Wakabayashi.




LAS ABUELAS DE MI BARRIO

Las abuelas de mi barrio
son un poco cascarrabias
de tanto y tanto subir
y bajar luego las cuestas.

Pero también son alegres
las abuelas de mi barrio.
Plantan flores de geráneos
hasta dentro de un zapato,
dan de comer en sus manos
a gorriones y a gatos.

Las abuelas de mi barrio
compran poquito a poquito,
hoy un tomate, un limón,
cuarto y mitad de pimientos,
un melocotón o dos…
Y mañana Dios dirá.

Como nunca tienen prisa,
las abuelas de mi barrio,
conversan con las macetas,
y escriben cartas a mano
a los nietos y a las nietas.

Las abuelas de mi barrio
tienen en las azoteas
un pedacito de cielo,
con nieve de las montañas,
y espumilla de los mares
en las sábanas tendidas.

Tienen también un perrillo,
las abuelas de mi barrio,
con las patitas muy cortas,
que siempre se llama Pinki,
y las sigue a todas partes,
gordo, lento y cascarrabias,
casi tanto como ellas.

Pero ya sabéis que es
de tanto y tanto subir
y luego bajar las cuestas.





¿QUIENES SON LOS AMOS DE MI BARRIO?

No son los geráneos
blancos, colorados…
Ni los limoneros
verdes y amarillos.

No son los ancianos
lentos y callados,
ni los campanarios
sobre los naranjos.

No son esos niños
que juegan contentos,
ni los muros quietos
que esconden tesoros

            Sí son misteriosos
y guardan tranquilos
todos los secretos
dentro de sus ojos.

Son rubios o pardos,
negros o atigrados.
Ellos son los amos
sobre los tejados.



¡Hasta la próxima semana!