martes, 4 de diciembre de 2012

¡Por fin los ciberlibros!


Queridos amigos:

Tal y como prometimos, y mezclando la antigua y la nueva usanza, he aquí el primer capítulo de María Umbeldini y el Detestable caso de la Playa del Muerto.

Todas las semanas aparecerá un capítulo. Tal y como ocurrió con Estudio en Escarlata, de Sherlock Holmes, una de las historias favoritas de María Umbeldini.

Una vez publicado en su totalidad, tenemos la intención de poner a vuestra disposición el ebook. ¡Qué no antes! para mantener la intriga.

Si alguien padeciera insomnio a causa de la intriga, que no se preocupe. Antes de ir al psiquiatra para que le recete algún somnífero, que visite una librería, donde podrá adquirir en papel de toda la vida, María Umbeldini y el Detestable caso de la Playa del Muerto. ¡Pero por favor que no haga público el sorprendente final!

MARIA UMBELDINI Y EL DETESTABLE CASO DE LA PLAYA DEL MUERTO


Como la semana pasada no publicamos nada (¡perdón!), añadimos un par de poemas pertenecientes al libro Versos del Albaicin. Las ilustraciones son de la japonesa Shinobu Wakabayashi.




LAS ABUELAS DE MI BARRIO

Las abuelas de mi barrio
son un poco cascarrabias
de tanto y tanto subir
y bajar luego las cuestas.

Pero también son alegres
las abuelas de mi barrio.
Plantan flores de geráneos
hasta dentro de un zapato,
dan de comer en sus manos
a gorriones y a gatos.

Las abuelas de mi barrio
compran poquito a poquito,
hoy un tomate, un limón,
cuarto y mitad de pimientos,
un melocotón o dos…
Y mañana Dios dirá.

Como nunca tienen prisa,
las abuelas de mi barrio,
conversan con las macetas,
y escriben cartas a mano
a los nietos y a las nietas.

Las abuelas de mi barrio
tienen en las azoteas
un pedacito de cielo,
con nieve de las montañas,
y espumilla de los mares
en las sábanas tendidas.

Tienen también un perrillo,
las abuelas de mi barrio,
con las patitas muy cortas,
que siempre se llama Pinki,
y las sigue a todas partes,
gordo, lento y cascarrabias,
casi tanto como ellas.

Pero ya sabéis que es
de tanto y tanto subir
y luego bajar las cuestas.





¿QUIENES SON LOS AMOS DE MI BARRIO?

No son los geráneos
blancos, colorados…
Ni los limoneros
verdes y amarillos.

No son los ancianos
lentos y callados,
ni los campanarios
sobre los naranjos.

No son esos niños
que juegan contentos,
ni los muros quietos
que esconden tesoros

            Sí son misteriosos
y guardan tranquilos
todos los secretos
dentro de sus ojos.

Son rubios o pardos,
negros o atigrados.
Ellos son los amos
sobre los tejados.



¡Hasta la próxima semana!


2 comentarios:

Primer Ciclo de Primaria C.E.I.P. Caminillo dijo...

Me gustan. Para el día de las abuelas, cuando se trabajan los animales del entorno... Haremos en ei ciclo algo con ellas.
Saludos

Ayes Tortosa dijo...

Queridos amigos del Colegio El Caminillo:

No sé si habéis recibido mi contestación a través de email. Os decía que me gustaría mandaros algunos poemas y cuentos sobre las abuelas (tuve la suerte de tener tres, y es un tema al que le tengo mucho cariño)

¿A qué dirección os lo puedo mandar?

Un abrazo