viernes, 8 de febrero de 2013

Pero ¿Quedan piratas?




Queridos amigos,

He aquí el sexto capítulo. De momento hay bastantes cosas que aclarar. María y Lucas no cesan en su hábil tarea de "sabuesos". El señor Horacio está muy contento, pues tiene nuevos clientes en su librería. Su aspecto es un poco diferente a lo habitual, pero ¿qué importa, si quieren leer?... En fin, no vamos a desvelaros el capítulo.

Capítulo 6. Nuevos clientes en la librería

Una noticia: El pasado jueves 31 de Enero, presenté en el Ateneo de Motril mis Versos Marineros. Quiero agradecer a los amigos que me acompañaron y a los miembros del Ateneo su afectuosa acogida.

 La música nos acompaño. Un trío de lujo: Adelina Ortega, la voz; Antonio Fernández, la guitarra; y Ángel Pacheco, el acordeón comenzaron con unas marineras del poeta Fernando Villalón adaptadas por Esteban Valdivieso.

A lo largo de la velada, Ángel Pacheco nos regaló también la música de su acordeón. Acompañó con fados los poemas sobre Lisboa. Como el que viene a continuación:







EL PAÍS DEL SILENCIO

“Hombre apátrida
no renuncies a tu alma triste”

 El silencio se adensa
como una serpiente de saudade
por todos los rincones.

Cruza los puentes
atraviesa las ciudades
pasea por las avenidas
y por las ruas de los corazones.

Con su billete de bruma
se sube a los tranvías, a los autobuses…
Y desciende en la parada
de los Recuerdos Silenciosos

(No huye se queda)

Porque allí –ojos azulverdosos-
está dibujado su espacio
su verdadero territorio.


Y con este fondo de mar Atlántico nos despedimos hasta la próxima entrega.