miércoles, 15 de mayo de 2013

El langostino de Oro

Ilustración Ana


Queridos Amigos:

¿Se puede desenmascarar a un farsante con unos cuantos gatos y un langostino?
Lo sabremos tras leer el nuevo capítulo de “María Umbeldini y el detestable caso de la Playa del Muerto".  Las sucesivas entregas seguirán tratando el tema de los desenmascaramientos.  Porque como decía el sagaz detective Ernesto Umbeldini, padre de María, la misión más importante para un buen detective (y en general para toda persona que se precie) es la de identificar y desenmascarar a los farsantes.

Capítulo 8: Un gran descubrimiento


A continuación un poema del libro “GRAN JEFE CIELO”. Un poema para celebrar la verdadera entrada de una primavera que se ha resistido un poco. ¿Qué mejor que hacerlo celebrando los mercados de frutas y verduras, en particular los que hay a lo largo y ancho de nuestras costas:

UN PASEO TROPICAL POR EL MUSEO DEL MANGO

Vayamos al mercado
Señoras y señores,
vayamos al mercado
de los buenos sabores.

¡Qué “güeno” está el kigüano!
¡Qué dulce el cañadul!
¡Qué guapa la papaya!
¡Qué rica la guayaba!.
(Guayaba de limón,
guayaba de guayaba).

A orillas de la playa,
señoras y señores,
visiten el Museo,
¡qué vivos sus colores!

Yo quiero mandarinas,
naranjas de Lecrín,
bananas de Almuñécar,
bananas de Motril,
tomates del Azud,
las peras limoneras,
las coles de Bruselas…
Se venden chirimoyas,
los kiwis, los papaos,
naranjas “guachintonas”,
los mangos, carambolas,
la níspora, el melón,
las frescas paragüayas…

Vayamos al mercado,
Señoras y señores,
con la ropa elegante
de todas las mañanas,
el sol en los cabellos
y zapatos ligeros
con las suelas de arena.
¡Vayamos al Museo,
al  Museo Tropical,
donde cuesta barato
oler y pasear!

Ayes Tortosa
(Del libro: “Gran Jefe Cielo”)

No hay comentarios: